Continua la destrucción del monte de Cuyabia mientras las autoridades demoran su intervención

Continua la destrucción del monte de Cuyabia mientras las autoridades demoran su intervención

Mientras las autoridades demoran su intervención, un propietario continúa destruyendo el monte en la propiedad destinada a los Ayoreo de Cuyabia
Pese a denuncias presentadas hace más una semana, donde los Ayoreo demostraron a las autoridades que parte de su propiedad se destruye. Preocupa profundamente que la Fiscalía todavía no se encuentre realizando la constitución en el lugar para corroborar los delitos que se están cometiendo, principalmente, porque se ve afectada la supervivencia misma de la comunidad, presente y futura, que en una profunda conexión con sus tierras ancestrales.
De esta manera, los Ayoreo ven cómo quienes debieran velar por su seguridad, se amordazan en su propia burocracia, dejando una vez más a la comunidad en situación de abandono.
La anterior administración del INDI, en complicidad con una compradora y una escribana pública, llegó al extremo de vender la propiedad de 25.000 hectáreas, violando la misma carta magna de Paraguay. Hoy están a las puertas de un juicio oral y público por el delito penal de lesión de confianza contra el Estado paraguayo. El extitular del INDI, Rubén Darío Quesnel, soporta además el cargo de “abandono” por su desatención a la situación de los Ayoreo. “Hoy estamos igual que antes”, afirma Unine Cotamorajnai, “seguimos sin que el INDI nos dé el título y acá los ganaderos siguen entrando. Vamos a esperar hasta este martes al fiscal. Después ya vamos a tener que tomar otras medidas. Por favor que mis amigos les hagan llegar este mensaje a las autoridades y a la prensa”. Solicitó.
En una imagen satelital del 12 de octubre, se puede ver que el Este de la propiedad está totalmente desmontado. Las áreas marcadas en círculo son desmontes de ese mismo mes de octubre de 2014. Asimismo, en un recorrido por los linderos de la propiedad, el día viernes 31 de octubre, pobladores de Cuyabia encontraron un camino interno de la comunidad que fue ensanchado y alcanza a penetrar hasta un poco más de 3.000 metros al sureste de la comunidad.
Cuyabia sigue sufriendo la avidez de la explotación agroganadera y la desidia de las autoridades. Urge la inmediata actuación de la Fiscalía a los efectos de velar por la vida e integridad física de la comunidad Cuyabia y cumplir con su rol constitucional de promover la acción penal pública para defender los derechos de los pueblos indígenas como expresa el art. 268 de la Constitución Nacional de la República del Paraguay.