Audiencia ante la CIDH sobre Defensores y Defensoras de Derechos Humanos

Audiencia ante la CIDH sobre Defensores y Defensoras de Derechos Humanos

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

El día viernes 25 de marzo Iniciativa Amotocodie (IA) y Tierraviva participaron de una Audiencia Pública ante la Comisión Interamericana de Derecho Humanos (CIDH), con sede en Washington. El tema expuesto por varias instituciones participantes fue la “Situación de defensores y defensoras de derechos humanos en América del Sur”, bajo un enfoque regional y con la presentación de casos específicos actuales.
La invitación a IA y a Tierraviva de participar en esta audiencia fue cursada por Pan para el Mundo, de las Iglesias Evangélicas Alemanas y la Fundación para el Debido Proceso Legal (DPLF) con sede en Washington. IA fue invitada para exponer la situación que le toca vivir dentro del ámbito de la protección de los derechos de los grupos Ayoreo aislados. Participaron además representantes de instituciones defensoras de los DD.HH. de Brasil, Colombia, Ecuador y Perú, para presentar igualmente sus situaciones y casos como ejemplos.
La situación de Defensores de DD. HH. es de interés de las instituciones participantes por la particular situación en la que se encuentra IA, que no cuenta con garantías para operar y desarrollar su trabajo en el norte del Chaco paraguayo. El impacto del infundado y desproporcionado allanamiento a su oficina y la incautación de documentos y equipos de trabajo, se traduce en una inversión de tiempo y esfuerzos en atender los requerimientos inconducentes de la causa judicial abierta y la privación de sus elementos idóneos para la realización de sus tareas, lo que genera una sobrecarga de trabajo a la institución y debilita la acción de protección de DD.HH. de terceros que  e realiza.
Lo ocurrido con IA no permite permanecer en silencio. Se viven tiempos de incertidumbre, sin certezas sobre qué otras acciones desproporcionadas más pueden ser tomadas contra la institución y sus integrantes. Igualmente persisten las irregularidades en la investigación, entre ellas el no conocer cuáles son los actos supuestamente investigados, aún cuando permanentemente se han abierto las puertas desde la institución para una investigación seria y responsable, de forma a dilucidar cualquier tipo de dudas sobre el accionar institucional de IA. Ya que el Estado Paraguayo es actor directo de estas medidas arbitrarias, y cómplice de la campaña de hostigamiento por parte de terceros particulares al no reaccionar ante eso vemos pertinente informar del hecho a los órganos de protección de los DD.HH. con el afán que desde allí puedan colaborar con el Paraguay, observando la aplicación de los mecanismos de protección a los defensores de DD.HH. establecidos en los instrumentos internacionales pertinentes.
Exponer estos temas en instancias internacionales puede generar tensiones, tanto con actores del sector público como privado, sin embargo debe ser expuesta atendiendo que internamente no hay respuestas efectivas para la protección de los grupos Ayoreo aislados. El accionar estatal crea un clima de ambigüedad e impunidad que da espacio a nuevas acciones que amenazan la integridad y los derechos de los grupos aislados.
Asimismo, la persecución de la que sigue siendo objeto IA dificulta y hasta impide la continuidad normal del trabajo de monitoreo de la situación de los grupos aislados, y de los procesos de cambio de uso de la tierra y destrucción de los recursos naturales que les afectan.
Asimismo, se constata que si en este momento se planteara la realización de nuevas acciones amenazantes tal como lo fue hace unos meses la expedición “Chaco Seco 2010”, no se contaría con la capacidad necesaria para la protección de los grupos Ayoreo en aislamiento que viven en el norte del Chaco. Se percibe que no hubo ningún aprendizaje a raíz de la situación planteada por la expedición científica. El Estado sigue sin hacer una reflexión seria sobre los grupos aislados y sin tomar medidas que garanticen la continuidad de su vida, su autodeterminación y la integridad de su hábitat.
Lo ocurrido con IA es un caso más de persecución a defensores de DD.HH. en Paraguay, por lo que es de suma importancia mantener una mirada activa sobre lo que ocurre en Paraguay. Hay síntomas preocupantes de abusos de poder, instrumentalizando al sistema de justicia, dirigidos en contra de sectores activos de la sociedad civil. En ese sentido se expuso el caso ante la CIDH con el anhelo de evitar este tipo de persecuciones, y que el Estado replantee su política hacia instituciones, organizaciones y personas defensoras de DDHH.
Paraguay, 4 de abril de 2011