Iniciativa Amotocodie

Iniciativa Amotocodie está legalmente constituida como asociación sin fines de lucro. Actualmente, la Coordinación está cargo de Miguel Lovera.

Cuenta con un pequeño equipo operativo, basado en sus oficinas en Asunción, Paraguay. Este equipo es complementado con la colaboración externa de varios profesionales especializados.

A la vez, la acción de Iniciativa Amotocodie cuenta con el acompañamiento permanente del Consejo de la institución y miembros de asamblea compuesto por personas experimentadas en diversos campos de intervención y provenientes tanto del medio nacional como internacional.

Políticas Institucionales

  1. Iniciativa Amotocodie acompaña procesos de la naturaleza y sociales que se hacen visibles en la realidad externa.
  2. Iniciativa Amotocodie no milita solo a favor de un sector determinado y de sus intereses, por ejemplo el de los grupos indígenas del monte sin contacto, o él del pueblo Ayoreo. Iniciativa Amotocodie milita y trabaja a favor de la viabilidad de una convivencia futura sustentable entre el conjunto de los habitantes en el Centro y Norte del Chaco Paraguayo, y entre los mismos y su medio ambiente. Para cumplir con este fin, privilegia el fortalecimiento de la vitalidad amenazada y del protagonismo perdido por los Ayoreo. Asimismo, Iniciativa Amotocodie trabaja a favor de la vitalidad de la humanidad del futuro y de las sociedades modernas no- indígenas, defendiendo para tal fin la vigencia de la necesaria diversidad cultural aportada por los grupos del monte, y planteando, a partir de ella, procesos de aprendizaje y transformación dentro de las sociedades modernas. Para cumplir con estos objetivos, Iniciativa Amotocodie necesita privilegiar el diálogo y la mediación donde y mientras sea posible.
  3. Las políticas de acción de Iniciativa Amotocodie se plantean desde una visión global y con alcance mundial y de toda la humanidad: los procesos de vida de los grupos del monte se sitúan en una dimensión global, constituyéndose en instancia de un proceso decisivo en la historia de la humanidad: él final – y el recomienzo – de la convivencia respetuosa e igualitaria entre los humanos y la naturaleza; la entrada en vigencia – y la eventual superación! – de una separación categórica entre hombre y medio ambiente, y del sometimiento del mundo y la naturaleza a la lógica productiva, utilitaria y economicista de la especie humana de hoy. Asimismo, se trata de las instancias decisivas de una posibilidad de superación del largo proceso de sometimiento colonial iniciado hace siglos en América Latina. La responsabilidad de lo que pasa con los últimos grupos aislados del Norte del Chaco y con el modelo de vida que sostienen no incumbe exclusivamente a sectores y autoridades locales y nacionales, sino incluye en la responsabilidad a la humanidad actual, y en particular a los países del Norte que desde la colonia y hasta hoy mantienen gran parte de la iniciativa y ejercen roles protagónicos en los procesos de desarrollo mundial.