Grupos Ayoreo en aislamiento voluntario

  • Situación general y ubicación geográfica-territorial

    En el Norte del Chaco Paraguayo existen aún grupos indígenas que viven en aislamiento voluntario, es decir que hasta ahora no han tenido contacto alguno con la civilización moderna y que, por el momento, no manifiestan deseo alguno de abandonar su vida en el monte. Ver Mapa.

    Suman alrededor de 50 personas como mínimo (dato estimado), viviendo en varios grupos pequeños o grupos familiares, separados y aparentemente sin comunicación entre sí. Continúan su vida nómada sustentada en la caza, en la recolección de frutos silvestres y miel, y también en la pesca y en pequeños sembradíos que hacen “al andar”, durante la época de lluvias. Constituyen con su hábitat – bosques altos y bajos, palmares, campos abiertos, cauces secos, arroyos y lagunas – una unidad inseparable y una comunidad de vida.

    Uno de los mencionados grupos pertenece al grupo local Ayoreo- Totobiegosode, otros pertenecen a otros grupos locales no identificados, pero todos pertenecen al Pueblo Ayoreo.

    Todos los grupos sin contacto viven y se mueven dentro del territorio tradicional perteneciente al Pueblo Ayoreo. Si bien nadie tiene contacto directo con ellos, su presencia puede ser sentida y comprobada a través de señales de presencia tales como huellas y huecos en árboles que señalan que estuvieron cosechando miel. En algunos casos incluso pueden ser repentinamente percibidos desde lejos.

    Tales señales de presencia fueron comprobados y registrados en múltiples lugares del Norte del Chaco Paraguayo a lo largo de los últimos años. También hay informaciones recurrentes sobre huellas y otras señales de presencia en partes del territorio tradicional que hoy pertenece a Bolivia, y es bien posible que haya un grupo Ayoreo sin contacto que cruce la frontera política moderna – que para ellos no existe.

    Una concentración mayor de señales de presencia se da en la zona llamada Amotocodie, dentro del territorio tradicional del grupo local Ayoreo- Totobiegosode, el que hoy está dividido en dos partes al Oeste y al Este de una ruta bastante transitada (ruta Tte. Montanía – Madrejón).

    Chozas encontradas en cercanías de los nuevos desmontes
    Mateo Sobode revisa tres palos encontrados por trabajadores al noreste de Amotocodie. Pertenecieron a Ayoreos aislados y fueron abandonados presumiblemente porque fueron utilizados para matar tigres.
    Mateo Sobode revisa tres palos encontrados por trabajadores al noreste de Amotocodie. Pertenecieron a Ayoreos aislados y fueron abandonados presumiblemente porque fueron utilizados para matar tigres.
    Marca clánica en árbol encontrado en la zona norte de Amotocodie.
    Marca clánica en árbol encontrado en la zona norte de Amotocodie
    Señal chamánica encontrado al sureste de Amotocodie frente a un nuevo desmonte muy grande que significa que es una advertencia de no continuar con los desmontes en su territorio
    Nuevos huecos de miel encontradas en un área recién desmontada en el centro de Amotocodie. Sucedió mientras estaban ausentes los encargados. A su regreso comunicó el hecho a la UNAP y a Iniciativa Amotocodie
  • Amenazas desde el mundo moderno y reacciones desde el monte

    La mayor parte del territorio actualmente en uso de los grupos sin contacto está en manos de propietarios privados: paraguayos y extranjeros; estancieros e inversionistas; individuos y empresas. Menos del 10% del territorio son Parques o Áreas Protegidas Nacionales.

    Algunos de estos propietarios son, en este momento, los protagonistas directos de la expansión occidental, y penetran con desmontes en zonas vírgenes de los territorios de los cazadores y recolectores del monte para instalar estancias ganaderas. Las propuestas de los planes de uso productivo por parte de los propietarios privados son aprobadas por las autoridades competentes sin tomar en cuenta la presencia y los intereses silvícolas.

    De hecho, la instalación de estancias en el curso de las últimas décadas diezmó substancialmente los territorios habitados por los grupos del monte, fragmentándolos en partes aisladas y divididas entre sí por cordones sin monte y rutas más y más transitadas. Para los silvícolas, es más y más difícil transitar por sus antiguas sendas de migración anual, acceder a partes del hábitat que son vitales para su vida y sobrevivencia, y mantenerse en contacto entre sí.

    En 1998, en la zona de Amotocodie se produjeron tres ataques por parte de guerreros Ayoreo de los grupos sin contacto. Conocedores calificaron estos ataques como advertencias por parte de los silvícolas, ante las incursiones en su hábitat. Dos de los ataques se produjeron en estancias, el tercero fue un ataque contra de una topadora (maquina que abre caminos en el monte virgen).

    En Marzo de 2004, se estableció contacto con uno de los grupos que vivían el monte: 17 personas del grupo local Ayoreo- Totobiegosode. Hoy, este grupo vive en forma ya sedentaria fuera del monte, en la aldea de Chaidí, ubicada en la orilla sur dentro de una parte ya asegurada del territorio tradicional Totobiegosode, y recibe el acompañamiento post- contacto de la ONG GAT.

  • Situaciones de riesgo extremo

    A continuación, se enumeran algunas de las situaciones que afectan gravemente a los grupos restantes en el monte y que ponen en peligro sus vidas, su existencia humana y la vigencia de su territorio. Son amenazas de aniquilamiento que pueden poner fin a su existencia a muy corto plazo, en cualquier momento.

    • Cualquier tipo de incursión en el territorio habitado por los aislados, como actividades de extracción ilegal de madera de palo santo o cacerías furtivas.
      Extracción ilegal de madera de palo santo
      Extracción ilegal de madera de palo santo
      Extracción ilegal de madera de palo santo
    • El Touring y Automóvil Club Paraguayo organiza anualmente un rally automovilístico en el Chaco Paraguayo (“Transchaco Rally”). La edición 2004 del Rally pretendió cruzar el hábitat Amotocodie de los Ayoreo en aislamiento voluntario de punta a punta…. A tal efecto, un camino nuevo iba a ser abierto en el monte virgen, de 72 Km. de largo. Ante esta situación, la UNAP (Unión de Nativos Ayoreo de Paraguay), Iniciativa Amotocodie y otras ONGs agrupadas en ACHA (Articulación Chaqueña), presentaron las denuncias del caso a las autoridades. Mientras el INDI (Instituto Nacional del Indígena) y el Ministerio Público se hicieron eco de las denuncias, varias instancias competentes y decisivas del Gobierno, departamentales y nacionales, se abstuvieron e incluso se negaron a intervenir para proteger a los Ayoreo sin contacto. Finalmente, la intervención aislada pero enérgica del Departamento de Derechos Étnicos del Ministerio Público, y de una Fiscal del Medio Ambiente, obligó a los organizadores del Rally a eliminar el tramo referido del evento.Este hecho de violación grave, evitado en este caso no por una voluntad política vigente a nivel de las autoridades y del estado, sino solo por la buena voluntad de personas individuales dentro la estructura estatal, dio prueba de la indefensión y desprotección de los Ayoreo. Se tiene todas las razones de temer nuevos hechos similares en cualquier momento y que esta vez no podrán ser evitados.
      Incursión de rallystas en la zona sur de Amotocodie
    • Los grupos que viven en el monte en aislamiento voluntario están expuestos a las enormes presiones generadas por el lento, pero inexorable avance de las actividades de deforestación. Las incursiones constantes de las maquinarias que abren caminos y derrumban el monte, en cualquier momento pueden inducir a los grupos sin contacto a rendirse y entregarse, y a discontinuar su existencia actual.
      Actividades de deforestación
      Actividades de deforestación
      Actividades de deforestación
      Actividades de deforestación

    A las presiones y amenazas citadas se suman las siguientes:

    • la apertura de nuevos caminos para el tránsito en zonas de presencia de los grupos del monte
    • los llamados corredores bioceánicos, cuya inminente implementación, con un caudal de tránsito pesado internacional enorme, afectará y transformará gravemente a su paso amplias zonas del Chaco, entre ellas zonas habitadas por los Ayoreo en aislamiento voluntario
    • concesiones para actividades de la industria extractiva de recursos del subsuelo que fueron otorgadas por el Estado en diversas zonas de los territorios en uso por los Ayoreo en aislamiento voluntario

    Mapa de Concesiones para explotación de hidrocarburos superpuesto con el Territorio Ayoreo Aislados

    Mapa de Concesiones para explotación de hidrocarburos superpuesto con el Territorio Ayoreo Aislados

    Picadas abiertas para la prospección en la zona de Gabino Mendoza

    Picadas abiertas para la prospección en la zona de Gabino Mendoza

    • el auge, en los últimos años, del la explotación y el tráfico con fines de exportación de las maderas preciosas y los animales vivos
    • los ya mencionados proyectos productivos de los propietarios privados de las tierras del hábitat de los Ayoreo en aislamiento voluntario. Es particularmente grave la situación en la parte Este del territorio Totobiegosode, dada la presencia de empresas brasileñas que actúan sin respetar la legislación nacional en materia de protección de recursos naturales.

    La vigencia del conjunto de estos hechos y amenazas genera una situación de aguda indefensión, aumentada por la falta de protección de parte del Gobierno del Paraguay, el que de esta manera actúa en contravención a lo estipulado tanto por la Constitución Nacional como por el Convenio 169 de la OIT del cual el país es signatario. La indefensión generada es tanto más grave si se tiene en cuenta la imposibilidad de estos grupos de asumir ellos mismos la defensa de su derechos ante la sociedad envolvente y las instancias competentes del Estado.